La mayoría de las ciudades polacas cuentan con una compleja red de transporte urbano. Dependiendo de la ciudad, la red de transporte incluye autobuses, tranvías, trolebuses, trenes suburbanos y metro. La compra de un abono de largo plazo puede ser una excelente idea porque te permite aprovechar al máximo el transporte urbano. Incluso si consigues encontrar alojamiento cerca de una universidad, algunas de sus facultades o edificios, pueden estar demasiado alejadas como para dar un paseo. Hasta ahora, las ciudades polacas resultaban poco acogedoras para los ciclistas, pero esa tendencia va cambiando. Las ciudades están creando cada vez más carriles bici y zonas de aparcamiento para que puedas dejar tu bicicleta. Algunas ciudades cuentan incluso con un sistema de alquiler de bicicletas por tiempo reducido que permiten coger la bici en una parte de la ciudad y dejarla en otra.

STUDYFINDER